Va de Gazpachos

Hola a todos!

Aquí os dejo una selección de mis gazpachos preferidos. No soy muy fan del gazpacho tradicional ya que el sabor me parece un poco no muy de mi gusto. Lo he intentado en más de una ocasión pero no hay manera. Así que, como todo en la vida, si no me gusta lo cambio o hago una versión que me guste decidí probar otras variantes y cuando descubrí que se puede hacer gazpacho de frutas…ya supe que no tenía ni una sola excusa más para seguir diciendo “no me gusta el gazpacho”. Sinceramente no soy muy fan del tomate, ni del ajo ni del sabor tan fuerte que, en mi opinión caracteriza al gazpacho. Así que decidí usar cebolla, un trocito del tamaño de un diente de ajo, para que le de ese toque un poquito chispeante.

Lo que necesitaréis para los tres tipos es lo mismo: un tomate grande pelado y sin semillas. Para el gazpacho de cereza y sandía el tomate necesita ser rojo, para el gazpacho de melón el tomate deberá ser verde. También un trocito de cebolla como os comentaba del tamaño de un diente de ajo, tres cucharadas soperas de vinagre de manzana, tres cucharadas soperas de aceite, media cucharadita de cafe de sal y también media de pimienta (aunque eso ya más va al gusto del consumidor).

Gazpacho de cereza

Cuando ya tenemos todos los ingredientes base, los mencionados arriba, añadimos un kilo de cerezas deshuesadas. Todo en la licuadora junto. Cuando ya está listo lo pasamos por el “chino”. Es un colador que tiene forma de cono y los agujeros pequeños. A medida que vamos poniendo gazpacho en el chino lo vamos empujando hacia abajo con el pimer. Eso hará que no quede ni muy espeso ni muy líquido.

Gazpacho de melón

El proceso de este es el mismo que el de cereza pero añadimos medio melón cortado en cuadritos junto con los ingredientes base y lo licuamos todo junto, luego lo pasamos por el chino con el pimer.

Gazpacho de sandía

Igual que en los dos anteriores, el proceso es el mismo, ingredientes base, esta vez añadimos media sandía, lo licuamos todo junto y lo pasamos por el chino empujando a la vez que se tritura con el pimer.

Como podéis ver es súper sencillo de hacer y queda riquísimo. Si no os gusta el tomate os puedo decir que no lo notareis casi, solo una presencia misteriosa, y si os gusta sentir el tomate podríais probar de añadir dos e igualmente si os gusta el ajo y el sabor explosivo en lugar de las chispas de la cebolla podéis añadirlo. Todo tiene que ser como queráis vosotros y como os guste a vosotros y de la manera que lo disfrutéis más. No os conforméis con decir “esto no me gusta” e intentad buscar alternativas que os gusten y que os lo hagan pasar bien experimentando. Y esto no solo se aplica a la cocina sino también a la vida en general.

Espero que os haya gustado.

Anuncios

Top 4 de mis restaurantes preferidos en Barcelona

Hola a todos!

He decidido haceros un top 4 de restaurantes chulos en Barcelona por si os animáis a probarlos. Generalmente me gusta más cocinar en casa, ya que me encanta estar ahí y me cuesta bastante salir… Sin embargo cuando me da por querer comer o cenar fuera el noventa por ciento de las veces voy a uno de estos restaurantes. Más que nada porque son platos que no puedo preparar fácilmente en casa ya sea por la complejidad o por la falta de ingredientes o simplemente porque comiendo no he podido detectar todos los sabores para luego poder hacer el plato en casa y sé que no saldrá igual de rico…

Para empezar os pongo el que más me sorprendió positivamente. Nunca he sido muy fan de los bufet libre o los “all you can eat” porque me parece lo más vago, lo más simple, y no. No había manera de ir. Un día sin embargo decidí entrar y la verdad es que me encantó. No es un 10, en plan el summum de la delicatessen en este mundo, comida orgásmica, nada de eso. Aún así un 7.5 sí… de hecho es uno de mis preferidos dentro de lo que cabe. El nigiri que veis en la primera foto para mi es el más rico que he comido. Está flambeado y tiene una salsa marrón dulce que no tengo ni idea de lo que es y también una salsa beige que lleva mayonesa y diría que un toque de mostaza. Adoro las mezclas dulce y salado y si puede tener más sabores mejor. Así que este, en serio, os lo recomiendo muy mucho. Se puede decir que voy única y exclusivamente por este nigiri. Lo demás también está muy bueno, que conste.

Asuka, Avenida Pablo Picaso 6

El nigiri celestial
Nigiris y makis con la misma salsa que comenté antes
Maki de salmón picante
Bandeja de sushi variado

Os he puesto fotos de lo que para mi personalmente vale la pena. También tienen platos de ternera con verduritas y otro de almejas que están buenos, luego lo típico de edamame y algas variadas. También hay un maki que se llama “Langostino crush” que lleva langostino en tempura y por encima unas bolitas blancas dulces y crujientes, yo pensaba que era azucar pero es bastante parecido al pan de gamba pero en dulce y solo con sabor a azúcar. Si pasáis por Cornellá algún día os recomiendo mucho ir a este sitio, está justo delante de El Corte inglés y está muy bueno.

Addis Abeba, Calle Vallespir 44

Combinado de carne

Este es un restaurante etíope que me recomendaron hace bastante tiempo y la verdad es que me gustó muchísimo. Es diferente, interesante y lo más guay es que ¡se come con las manos! Eso sí, mucho cuidado con el color de uñas que llevéis porque la comida os las teñirá…y se ve fatal. La última vez que fui las llevaba grises clarito y del tinte de los condimentos se me pusieron entre verdes y amarillas. Si sois vegetarianos/veganos también tiene la opción de hacer un combinado vegetal. Hacen diferentes guisos, como los nueve de la foto, algunos de carne, algunos de verduras y algunos de legumbres. Lo del centro es una ensalada y queso (muy bueno). Los guisos son: de ternera, de lentejas amarillas, de calabaza, el verde no sé si es acelga o espinacas, de patata con zanahoria, de pollo, de col con zanahoria, de lentejas marrones y por último un poti poti de zanahoria, patata, espinaca o acelga. Y está buenísimo. Todo esto está sobre un lecho de “injera” que puedes pedir más si te acaba. Es como un crêpe, de hecho yo pedía más crêpe o pan hasta que me dijeron que se llama injera. También tienen cerveza etíope, zumos de guayaba y mango. Una cosa muy divertida que pasó una vez que fui es que al parecer una pareja estaba teniendo su primera cita ahí. Ninguno de los dos tocaba el plato, yo devoré el mío en cinco minutos y estaba a puntísimo de ir a pedirles su bandeja porque me staba indignando la tremenda falta de respeto hacia algo tan delicioso. Así que no vayais a una primera cita ahí, por favor. Si sois de los que se cortan, o prefieren hablar o lo que sea. A mi si me llevan a una cita ahí ya se pueden olvidar de que existo hasta que mi plato esté bien vacío.

Ikibana, Avenida Paral.lel 148

Este restaurante es magnífico. No es tan económico como los dos anteriores pero creedme, vale la pena y mucho. A partir de este ceviche que veis aquí abajo es que empecé a hacer los míos en casa con leche de coco (tengo un post que habla solo de ceviches por si os interesa). Este sitio es de estilo fusión brasileño-japonés. Este ceviche sería capaz de levantar a un muerto de su tumba, lo prometo. Por favor probadlo.

Ceviche milagroso de atún
Maki de salmón con kiwi
Delicias del olimpo
Maki de langostino en tempura
Vigilad al comer esto porque tal como cogéis el tubito lo del medio se escurre hacia abajo…
Cócteles

Como podéis apreciar en las fotos se nota que es de buena calidad y que se han esmerado en la presentación y la preparación. Es un poco más elevado de precio también aunque sinceramente estaba preparada mentalmente por si era más caro de lo pensaba pero al final resultó que no, como habíamos pedido ocho cosas diferentes me esperaba acabar pagando unos 200€ pero al final creo que no llegó a los 100€, también pedimos pollo yakitori pero la verdad es que no me gustó así que no incluyo la foto.

Lamun Cuina Thai, Calle Viladomat 73

Este es un restaurante tailandés muy muy muy rico. Se lo curran bastante, la presentación es bonita y la comida está buenísima. También tienen curry, el rojo con langostinos para mi honestamente es el mejor plato de todos…No hay foto porque me lancé a comérmelo en cuanto llegó y ya obviamente no iba a quedar igual de bien, así que…

Pollo con salsa de anacardos

Rollitos de primavera

Estos rollitos llevan carne de cerdo por dentro y verduritas. La salsa es dulce y picante.

Guiozas de cerdo y langostinos
Ensalada de langostino y mango

Obviamente tienen más cosas. La carta no es infinita pero si hay más variedad de lo que he puesto aquí. Estos son solo mis favoritos, os recomiendo mucho la ensalada que veis arriba, es de mango con langostinos, cebolla, cilantro, algo pequeñito y muy picante parecido a la guindilla y no sé qué más pero madre mía que buena está…

Como podéis ver son restaurantes un tanto exóticos y el principal motivo por el que voy es que no puedo recrearlo en casa. Es un poquito frustrante la verdad. Pero bueno, cuando me entra el antojillo organizo alguna cena con amigos y vamos a alguno de estos sitios.

Espero que os haya gustado!

Top 3 de recetas con pollo

Hola a todos!

Aquí os dejo un Top 3 de mis platos preferidos con pollo. Si os gustan los sabores diferentes y os gusta experimentar en la cocina os recomiendo muchísimo hacer el Seco de pollo, no os arrepentiréis lo prometo. Os animo también a utilizar el sirope de Arce. Es buenísimo tanto si lo queréis para endulzar el café, el té o para usarlo en la cocina. Es algo que descubrí hace poco más de un año y ahora es un imprescindible.

Seco de pollo

Yo solo cocino para dos personas así que si en algún momento lo hacéis para más podéis calcular y ya está. De la misma manera que me considero un alma libre y lo hago todo a ojo, sé que hay personas que no, mi novio por ejemplo. Así que lo siento por no ponerlo en gramos o las cantidades exactas. Intentaré guiarme por tamaños. Aquí os va:

Necesitaremos un pimiento rojo grande sin semillas cortado en cuadros grandes, una cebolla mediana cortada en cuadros grandes y un tomate grande pelado y sin semillas tambien cortado en cuadros. Todo esto va a la licuadora. Cuando está listo lo pongo a hervir en una olla y añado una pechuga cortada por la mitad, una naranja exprimida y las dos mitades también las echo a hervir a la olla (la receta original lleva una lata de cerveza, pero a mi novio no le gusta el sabor así que yo lo sustituyo por una naranja) tambien echo tres ramitas de cilantro y lo dejamos hirviendo para que se reduzca hasta obtener una salsita espesa para los dos platos.

Lo podéis acompañar con patacones, generalmente se hace así. Pero un día hice torrejas y a mi novio le gustaron me dice: ¿Podrías hacer torrejas con el seco de pollo? Lo probamos y también quedó genial. Otra pequeña innovación fue añadirle “nata agria” (sour cream en America) esto se consigue con medio vasito de nata y dos cucharadas soperas de vinagre. Generalmente se come arroz y podéis servirlo troceando un poco de cilantro fresco que también queda de rechupete. Es uno de mis platos preferidos y me encanta sobretodo porque es muy sano, no lleva una sola gota de aceite y el sabor es espectacular.

Patacones y torrejas

Los patacones básicamente son rodajas de plátano macho fritas, aplastadas y vueltas a freir. Es algo tan maravillosamente sencillo de hacer con un sabor tan genial que realza el noventa por ciento de comidas que hagáis, lo juro. Las torrejas son una taza de harina, media taza de agua, un poquito de sal y todo junto amasado. Luego se hace bolitas que las podeis estirar con la mano o el rodillo y se frien. Y voilà. Sucede la magia. Está tan rico.

Alitas con sirope de Arce

Esta es la receta estrella de mi novio. Él pone en una bolsa: sal, medio sobre de royal y pimienta. Mete ahí las alitas y luego lo mete al horno en la bandeja de rejillas, ya que así se filtra la grasa y el agua que pierden las alitas y quedan sequitas y crujientes. Luego yo me las como con sirope de Arce y pienso que ya puedo morir en paz.

Pollo al horno con sirope de Arce

Este también es muy bueno y lo descubrí experimentando. Es como un pollo al horno de toda la vida lo que hago es poner en una taza todo junto: una cuhcaradita de cafe de sal, una cucharada sopera de mostaza dulce, una cucharadita de cafe de comino y otra de pimienta, un chorrito de salsa de soja dulce y hasta la mitad de la taza la lleno de sirope de Arce. El pollo entero lo pincho para que en los agujeritos se meta todo el adobo y lo dejo marinando toda una noche si lo planeo con anticipacion o como mínimo una o dos horas.

Lo podeis servir con arroz, ensalada, puré de patatas, de boniatos. Lo que queráis. A mi me gusta poner en el horno junto con el pollo rodajas muy finas de patatas o de manzana y servirlos con pimientos del padrón fritos.

Espero que os haya gustado y os animeis a probarlo!

Venecia en cuatro horas

Hola a todos!

Como podéis ver en el título de este post haré un Venecia en cuatro horas. Antes de hacer un viaje tan largo (en el post de la Toscana os comenté que fueron 10 días recorriendo Italia y que haría posts por separado de las ciudades para no hacer un post larguísimo). Antes de ir ya había planeado el itinerario y reservado los Airbnbs para los diez días y como ya más o menos sabía a lo que iba a Venecia no vi necesario dedicarle más de un día y me sorprendí la verdad porque esperaba dedicarle mucho más tiempo, pero al final acabamos necesitando tan solo cuatro horas, literalmente, para recorrerla y hacernos una idea. Me habría gustado ir a Murano pero decidí dejarlo para más adelante ya que sabía que tarde o temprano volvería, y que ese día ahí era tan solo un tanteamiento. Llegamos a Venecia sobre las diez de la mañana y no nos alojamos ahí, tenía el Airbnb en Mestre, ya que un compañero de trabajo italiano nos había recomendado no alojarnos en Venecia diciendo que es carísimo. Así que eso hicimos. Dejamos las maletas y cogimos un bus hasta Venecia y empezamos el recorrido.

Esto fue lo primero que vimos al llegar. Es una ciudad preciosa, nos quedamos embobados mirando el canal y las embarcaciones. Olia muy bien, a fresco y diferente. Es algo que no se suele ver en Barcelona. Y pese a estar lleno de turistas todo se veía muy bien. Es muy bonita la sensación de estar lejos de casa, fuera de tu zona de confort.

Esto me llamó mucho la atención, en la foto no sé si se puede apreciar pero pasamos por esta tienda y me quedé empanada mirando las máscaras. Se sentía como si algo te estuviese llamando hacia ahí, como si alguien te mirase con cara de “ven que te voy a contar algo interesante”. Fue uno de esos momentos flash que por unos segundos te vas a ves a saber dónde. Si un día pasáis por ahí y sentís lo mismo hacedmelo saber por favor. 

Empezamos a caminar un poco por dentro de la ciudad también, a la aventura. Es curioso ver calles tan pequeñas. Me llamó muchísimo la atención que había pasajes en los que a duras penas cabría alguien y de lado, no había coches y todo era de piedra. Muy pintoresco.

En cada calle que daba a algún canal encontrabas el sitio perfecto para una foto. Pobre mi novio, nuestros viajes se resumen en: “No te muevas, mírame” y le hago fotos. A mi no me gustan mucho, considero que no salgo bien, así que me dedico a hacerle fotos a él y a los sitios. 

Esta iglesia era enorme. Aun desde lejos no pude hacer que entrase toda en la foto.

Uno de los rincones que más me gustó fue el mercado. Fue muy gracioso un momento en que una gaviota consiguió hacerse con un pececito y se lo comió y estábamos un montón de personas mirándola y haciéndole fotos, tuvo sus cinco minutos de fama y gloria.

Diría que estos son calabacines pero en versión redondita y super adorable. 

En este punto sí era un poco complicado moverse ya que estaba tan lleno de turistas. Era gracioso ver todas las tiendas una junto a la otra y un montón de puestecitos de todo lo que os podáis imaginar y por supuesto en todas partes podíais ver anunciado “cristal de Murano” y todo el mundo preguntandote “Wanna Murano glass?” Es tontísimo pero hacía muchísima gracia. 

A la hora de comer paramos en un restaurante que estaba escondidillo pero muy lleno. La vida me ha enseñado que en sitios así se come bien. Y no me equivoqué. Otro dato, soy una enferma mental del marisco. Literalmente pasé diez días comiendolo y al volver a Barcelona estuvé más de un mes siendo incapaz de comerme una gamba. 

Él pidió unos espaguetis con centollo. De sabor estaba bien pero tengo que ser honesta y decir que no me gustó nada e incluso me dio bastante asco ver que usaban la cabeza del centollo como decorativo en los platos. Además era de verdad, o sea que lo lavaban y lo utilizaban cada vez que servían un plato…

Yo, como siempre, todo lo pido “allo Scoglio” que aprendí que sea lo que sea significa que quieres marisco. Estaba buenísimo. Un plato 10. 

En las cuatro horas que estuvimos Venecia arriba y Venecia abajo diría que recorrimos la mitad. Nos pareció razonable el tiempo que le dedicamos, no consideramos que fuese ni mucho ni poco, no vimos el cien por cien de los rincones, claro, pero si nos hicimos una idea general de lo que es esta maravillosa ciudad. 

Otra cosa os digo, descubrí lo fantástico que es el Aperol. Me enamoré. Es tremendamente guay como te lo ponen: con un palillito con una aceituna enorme y una rodaja de limón o naranja. Ese detalle me encantó. Lo llegas a pedir aquí y el detalle máximo que tienen es ponerte dos cubitos de hielo, y eso si tienes suerte.

Espero que os haya gustado!

Si habéis estado o planeais ir os agradecería que me lo comenteis. Igual si habéis estado en Murano ya que estoy planeando volver a Venecia a finales de junio y visitar Murano esta vez.

¡Gracias! Que tengáis un buen día.

Adaptar un cachorro a casa y al gato

Hola a todos!

Este post no es sobre comer o viajar, es más bien de la parte de la vida. Me parece interesante lo que me gustaría explicaros e igual os puede ser de ayuda en algún momento.

Seguramente algunos de vosotros tenéis mascotas, incluso habrá quien es más de perros y quien es más de gatos. Yo era una persona de gatos, ya que es la única mascota que he tenido desde pequeña pero hace ocho años tuve una perrita que tristemente ya no está conmigo y me enseñó lo que es aprender a convivir con un perro, cuidarlo, quererlo y sobretodo adquirir conocimientos caninos. Han pasado dos años desde que se fue y honestamente me ha costado muchísimo volver a tener uno como mascota pero aquí estamos, tras mucho pensarlo, hacerme a la idea y dar el paso.

Me puse en contacto con diferentes asociaciones, refugios y perreras. Me llamó mucho la tención que siempre están haciendo difusiones de “urgente se necesita adopción o acogida, por favor dales una oportunidad” etc etc etc y cuando me ponía en contacto nadie me contestaba, escribía cada día, comentaba en facebook y nada. Me sabe muy mal por las oportunidades que pierden los animales debido a una mala gestión, igual y no tienen tiempo y están desbordados lo entiendo, pero aún así hay algunas asociaciones que jamás respondieron. De todas las que contacté solo cinco respondieron, en serio cinco. Lo primero que comentaba era que tengo un gato así que necesitaba que el perrito que me diesen en adopción tolerase a los gatos. De esas cinco personas solo una me contesto que tenía un perrito que aceptaba gatos. Fue Deltarescat de Deltebre (Delta del Hebro). Las otras me dijeron: “si tienes una gato no”.

Yo les escribí porque me interesaba un pitbull marrón, que vi en la descripción que tenía cinco años y nadie se interesaba en él y que necesitaba una familia, además se llevaba bien con los gatos así que pensamos ¿Por qué no? El caso es que ya estaba adoptado pero que tenían un pitbull de cinco meses que convivía con una gata, dos perros y cuatro niños.

Esta fue la primera foto que nos enviaron junto con la de abajo

Nos enamoramos al instante de esa albondiguita de carita triste. La verdad que no buscábamos expresamente un pitbull pero coincidió que escribimos preguntando por uno así que nos ofrecieron este chiquitín. Él es un cruce de Pitbull con American Stanfford. Por lo tanto se necesita licencia PPP.

Intercambiaba mensajes con la chica que lo tenía de acogida en su casa y me daba mucha pena ver que tenía una mirada tan triste pobre que yo solo quería que me lo trajesen ya. En su momento se llamaba Flake, pero cuando lo adoptamos le cambiamos el nombre a Kafka. Como el escritor.

El cubo de basura como unidad métrica internacional

Me hizo mucha gracia así que os comparto esta anécdota, cuando estaba comprando sus cosas: cama, platos, comida, chuchces y juguetes se me ocurrió preguntarle a la chica la medida del perro, así sabría qué cama comprarle. Ella al cabo del rato me envió esta foto diciéndome: “no sé como medirlo y así a ojo no te lo sabría decir pero mira, este es un cubo de basura estándar, para que te hagas una idea”

El gato, Jon Nieve. Como el de Juego de Tronos. Jon para los amigos.

A mi me interesaba que se llevase bien con los gatos porque esta cosita hermosa vive con nosotros en casa y es muy bueno. Amigable, juguetón, muy sociable y no quería que hubiese conflictos en caso de tener un perro que sea el típico que odia a los gatos. Jon es un gato común, de siete quilos, es enorme. Es hijo de una gata callejera que se coló en un parquing a dar a luz y cuando me enteré no quería que los gatitos fuesen callejeros también así unos cuantos conocidos, amigos y yo misma adoptamos a los gatitos.

Las gatas suelen mover a sus crías, así que me daba miedo que un día se los fuese a llevar a algún escondite durante la noche y no volver a saber de ellos así que esperamos, rezando, que pasasen las dos primeras semanas para que pudiesen tomar leche materna cuantos más días, mejor. Cuando ya los vimos grandecitos y fuertes los llevamos a sus nuevas casas. Yo a Jon lo crié con leche de fórmula Royal Canin, para gatitos lactantes.

La cosa salió bien y el chiquitín creció, más de la cuenta hasta convertirse en guapo que es hoy en día. De estas fotos hace ya cuatro años. ¡Parece mentira!

Este es él cuando tenía dos años y medio. Tener un gato no es tener una “mascota fácil” muchas personas piensan que es la mejor opción porque solo necesitan un arenero, no son muy exigentes con la comida o que no se ponen malitos nunca. Eso no es así, dista muchísimo de la realidad. Un gato se pone enfermo de las vías urinarias si no le cambias la arena dos veces por semana, si se estresa, si no le das la comida adecuada con los nutrientes necesarios. Tener un gato cuesta.

Supongo que influye mucho la edad de ambas mascotas. A mi me daba mucha más confianza que el perro fuese cachorro y el gato adulto, ya que será el gato quien marque las pautas. Por suerte, los primeros meses de vida de Jon coincidieron con la perrita que tenía antes así que básicamente el se crió con ella y aprendió varias cosas, por ejemplo cuando alguien llega a casa y él no lo conoce si lo acepta lo lame, igual que hace un perro , si no, simplemente lo ignora. También le gusta salir de paseo con su arnés.

Primer día del cachorro en casa

La gente se sorprende cuando digo que es un cachorro, si lo ven en fotos creen que es adulto por el tamaño. La verdad es que era bastante más pequeño cuando llegó a casa, crece a ojos vista el chico…Pero la verdad es que el 1 de marzo hizo seis meses.

Kafka con el papi

En cuanto nos lo entregaron conectamos al instante con él tanto mi pareja como yo y desde el minuto uno supo que es nuestro cachorro y que lo vamos a cuidar. Nos sigue a todas partes, nos ladra los buenos días es muy bueno, muy obediente. Un poco trasto pero es lo que tiene que sea un cachorrito.

Estábamos expectantes de ver cómo se llevaría con el gato. Como es normal Jon al principio era distante, se erizaba en cuanto lo veía, salía corriendo etc etc etc. Kafka en cambio se quería acercar a olerlo, intentaba jugar y nada. Cuando se acercaba más de la cuenta el gato le lanzaba un manotazo sin sacar las zarpas para decirle “estate quieto” y el perrito lo entendía.

Poco a poco se fueron acercando más, se olían mutuamente la cara se empezaban a tolerar más cerca de lo normal. Desde siempre cada vez que voy al baño el gato va conmigo, el perro también me perseguía todos lados. Ahora ir al baño es sinónimo de reunión familiar urgente.

Ellos cotilleando juntos en el balcón
Habitación del perro

Kafka rompe cosas. Si está solo se aburre y muerde (destroza) todo lo que pilla, así que cuando no estamos en casa él se queda en su habitación donde tenemos su jaula que es su zona de confort. Es muy importante que ambos aprendan a comprartir todos los espacios. a Jon le gusta ir a la habitación del perro a oler, a echarse en la cama o a estar dentro de la jaula. Al principio me daba miedo que el perro se sintiese invadido y se pusiesen agresivos pero por suerte eso nunca pasó. Hemos tenido la buena fortuna de que ambos ponen mucho de su parte, tienen un buen comportamiento y funciona muy bien premiarlos si hacen las cosas bien y castigarlos, encerrandolos solos por turnos en la habitación.

Haciendo la siesta

Kafka sabe que el gato es como una extensión mía, ya que casi siempre estamos juntos y eso ayudó a que se tolerasen muy rápido. A veces al gato le gusta ir al balcón a mirar la calle o los periquitos del vecino del balcón del edificio de delante y la mayoría de las veces el perro va con él. Un día que me decidí a echar una siesta, no lo suelo hacer ya que si no no duermo por la noche. Jon se echó conmigo, él duerme conmigo siempre, y Kafka también se tumbó a dormir con nosotros. Es muy importante hacer que los dos se sientan igual de queridos. El gato es muy cariñoso y le gustan mucho los mimos y los besos y yo no quería que eso cambiara por tener al perrito. Kafka cuando ve que le damos atención al gato viene corriendo a querer acapararnos y no se lo permitimos. Los dos reciben atención y amor por igual. Eso ha hecho que ellos dos también aprendan a quererse y darse cariño. El gato le lame la cara o se frota contra el dándole a entender que le aprecia y el perro solo quiere jugar…lo persigue, se muerden, juegan al pilla pilla. Están construyendo una relación muy buena. Cada vez que hacen algo y los tenemos que castigar lo hacemos en el mismo sitio, si Jon se sube a la mesa lo encerramos cinco minutos en la habitación (del perro), si Kafka se hace pesado con el gato también lo encerramos cinco minutos en la misma habitación. Los minutos de castigo depende de lo que hagan… Igualmente si hacen algo bien los premiamos. No somos partidarios de gritar o pegar a los animales porque eso es más contraproducente que positivo y hace que los animales cojan miedo.

Jon y Kafka haciendo la siesta juntos

Espero que os haya gustado y que si algún día podéis poner en práctica lo que hicimos para adaptarlos y para hacer más llevadero todo me alegraré mucho. Igual si tenéis algún consejo o sugerencia me encantaría saberlo.

Andorra en dos días

Hola a todos! Estoy segurísima de que casi todos habéis ido a este hermoso país entre montañas y seguramente a esquiar… No me gusta la nieve, nunca aprendí a esquiar y me da miedo romperme algo. Sin embargo me encanta Andorra, me encanta Ordino, la Massana… Así que no tiene por qué ser todo nieve y esquís. Me gusta ir dos o tres veces al año, siempre me aseguro de que en Groupón o Groupalia haya una oferta chula de entrada a Caldea con masaje incluído. De momento no he probado los Airbnb ahí ya que los hoteles siempre salen bien de precio.

La última vez que fuimos intentamos más mirar restaurantes chulos, así en plan cozy y encontramos esta maravilla. Lo principal del plato era foie con confitura de higos y unas tostaditas y la piruleta que veis ahí es también de foie cubierta con chocolate. Eso me llamó la atención y me parece digno de mencionar.

Aquí os pongo otra foto donde lo podéis apreciar mejor. Era muy mono.

Paseando por la noche se oye el río y las luces están encendidas.

Nos gusta mucho caminar e ir a la aventura, me entra una sensación pueblerina que me encanta y siempre va muy bien salir de la rutina y alejarse de casa ni que sea un fin de semana, para no dejar mucho tiempo solo al gato. Luego vuelves un poco renovado. Como no queríamos pedir días libres y tampoco se necesita mucho tiempo para recorrer Andorra, salimos de Barcelona el viernes después de trabajar, fuimos con Alsa que está bien de precio.

Generalmente me gusta ir a Caldea y como no para ir de compras. Me da mucha rabia que hay un gel de baño de violetas que sólo venden ahí. La marca es Cottage. Aquí en el Corte Inglés he visto pero solo tienen la versión de fresa con marshmallows me parece. Así que cada vez que voy los pillo de seis en seis. También está súper bien la gran selección de velas que tienen, a buen precio y de fragancias muy variadas. Es lo único que compro y alguna confitura si la encuentro interesante, la última vez pillé una de rosas que estaba muy buena, y la verdad que poco más compro. Así que si también sois unos obsesos de la violeta y las velas Andorra 2000 es vuestro lugar.

Como comentaba al principio, no está de más mirar el Groupón o Groupalia porque así ya os ahorráis algo de dinero y siempre tienen ofertas variadas para Andorra, los pueblitos de dentro y Caldea.

Otro restaurante que encontramos ahí es un mexicano. Era mono y la presentación muy mona también pero la comida no vale la pena…

Me parece que era taverna o cantina mexicana o algo así, creo que es el único que hay. No pidáis esto. Es un ceviche, me sentó muy mal. No voy a entrar en detalles pero creo que os lo podéis imaginar.

Justamente estaba cerca navidad, me gusta mucho ir sobre esa época ya que decoran un montón las calles y todo es muy muy muy bonito.

Otra cosa que os comento, no sé por qué es muy difícil encontrar un mojito. Pero al final lo conseguimos, está cerca del Andorra 2000 que por cierto me gusta mucho más que el centro comercial Pyrenées aunque está más lejos del centro.

La mayoría de la gente va a comprar tabaco y alcohol, me parece muy respetable. Nosotros no lo hacemos ya que no fumamos y tampoco necesitamos comprar botellas de alcohol. Como mucho un par de cervezas y muchas sidras Wild Panther que son la novedad en Mercadona y están tremendamente buenas.

Arma para conquistar el mundo

Si os gusta el turismo rural también está muy bien y si tenéis coche es más fácil aún ir a explorar los pueblitos pequeños. Son muy bonitos y vale mucho la pena.

Espero que os haya gustado!

Tres días en la Toscana, Italia

Cuando era pequeña vi un anuncio de pizzas en la televisión, luego supe que era en la Toscana. Desde entonces se me metió en la cabeza que quería ir ahí algún día. Este viaje está dentro de uno más extenso que era básicamente recorrer Italia empezando por Venecia y acabando en Roma pero he decidido hacerlo por ciudades en lugar de un solo post muy grande. Por si no lo sabéis Italia está muy bien conectada con líneas de trenes, la que usamos esa vez fue Trenitalia, muy económica, cómoda y sin ningún inconveniente. Como la Toscana está en Florencia decidimos ir en autocar, me parece que estuvimos una hora y media o un poco menos. Nada más llegar a la estación la anfitriona del Airbnb donde nos alojaríamos nos estaba esperando. Ella no estaba obligada a hacerlo así que fue súper amable por su parte. Nos llevó a casa y poco antes de irse nos ofreció llevarnos al castillo de Montefioralle esa misma tarde, como nos sabía muy mal abusar de su hospitalidad le dijimos que no. Así que fuimos andando y la verdad que fue una muy buena idea, la Toscana es todo lo que me había imaginado. Para bien o para mal tengo la manía de hacerme expectaciones primero e imaginarme las cosas antes de que pasen y de esto puede salir que todo sea perfecto o que me quede como un trapito viejo y sucio de deprimida pero en este caso fue perfecto. Caminamos entre viñedos y olivos, todo era verde incluso el aire olía distinto.

Caminamos una media hora larga hasta llegar arriba, el castillo está dentro de un poblado pequeño. Seguramente os pasa que hay alguna ciudad en la que os sentís distintos o que os gusta especialmente por el motivo que sea. Mi país fetiche en este caso es Italia. Supongo que tengo un desdoblamiento de sentimiento de pertenencia o algo porque lo que tengo con Italia roza lo enfermizo. Quizá se debe a que nací en Ecuador y cuando aún era pequeña me trajeron a España a vivir. Entonces yo sé que originariamente soy ecuatoriana y también sé que españa no es mi propio país. Por lo tanto no me siento de ninguno de los dos sitios. En cambio en Italia me siento diferente, creo que es el país que ha elegido mi corazón y mi alma y mi todo. Qué bonito.

Era curioso también y me hacía gracia porque si mirabas a la derecha era todo olivos y a la izquierda todo viñedos, un contraste perfecto. También le hice una foto a una mariquita pero no se ve muy bien, era muy mona.

Mi pareja comió uvas, a mi me hacía cosa porque soy bastante aprensiva con las bacterias y todo eso pero él dijo que estaban muy buenas…como después no le dolió la barriga di por sentado que todo correcto.

El castillo estaba cerrado aún así pudimos verlo por fuera y decidimos recorrer el pueblito que había rodeandolo, fue precioso pero también casi nos comen los mosquitos, desde entonces nos hicimos con una pomada antimosquitos y no volvimos a tener ese inconveniente.

Aquí podéis apreciar un espécimen de guiri en su hábitat natural. Este viaje era para llevarlo a conocer un poquito de mundo, ya que desde que se mudó a España no había ido a ningún otro país de Europa, Italia le gustó. Me doy por satisfecha, ya estoy planeando el siguiente viaje que haremos, por supuesto a Italia.

Al siguiente día nos fue a buscar nuestra anfitriona para llevarnos a conocer Panzano in Chianti, el pueblo de alado de Greve. Y trajo a sus dos perritos. Eran super adorables, hermosos. Cositas perfectas y maravillosas. Yo creo que la foto no le hace justicia para nada al sitio pero hice lo que buenamente pude. Es precioso, os lo recomiendo muchísimo. Si vais mirad por Airbnb, la casa se llama Casa Grazia y está en Greve in Chianti. La anfitriona es muy buena y muy amable. Me encantó como nos trató y las ganas que tenía de llevarnos a conocer sitios, ella hizo la experiencia mucho más chula de lo que ya era.

Guía turístico

Podría pasar horas mirando este paisaje, si no habéis estado y estáis planeando desconectar y relajaros la Toscana es un muy buen lugar.

Panzano fue muy bonito. Muy parecido a Montefioralle, la misma estructura de casas de piedra en formato ciudad amurallada. Todo englobado en el único e inconfundible marco de campiña de italiana. Me robó el corazón.

Cuando volvimos a Greve fuimos a comer, mi pareja pidió este pappardelle con jabalí, muy rico.

Yo pedí spaghetti allo scoglio, con salsa blanca, muy bueno también.

Y para compartir pedimos una zuppa di cozze. Buenísima, sin palabras. Supongo que todos sabéis, si no sospechais que en Italia se come muy muy muy bien. Pues sí. Aunque eran unos días de descanso no podíamos no ir a recorrer esta maravilla así que cansados pero contentos la última tarde si decidimos quedarnos en casa recargarnos.

Espero que os haya gustado!